• activatuseo

Trastorno del sueño en personas mayores. ¿Cómo combatirlo?

Bienvenidos de nuevo al blog de Santa Rita. En esta ocasión queremos hablaros del trastorno del sueño en personas mayores y cómo combatirlo.

Recuerdo que cuando era pequeña y me despertaba para beber agua o hacer pipí, a veces encontraba a mi abuela sentada en su silla favorita y cosiendo hasta altas horas. Recuerdo que le preguntaba por qué estaba despierta hasta tan tarde y su respuesta era: - ahora que soy mayor, me cuesta dormir como lo hacéis vosotros los jóvenes.- Para mí, estar despierta era estupendo porque me contaba las mejores historias a altas horas de la noche.


Es cierto que la mayoría de los problemas habituales a los que se enfrentan las personas mayores hoy en día son trastornos del sueño. Pueden tener problemas para conciliar el sueño o pueden despertarse en mitad de la noche y luego tener problemas para volver a dormirse y tener sólo un sueño ligero.


Sin embargo, la cantidad de sueño nocturno que necesitamos en la vejez sigue siendo la misma que necesitábamos cuando éramos más jóvenes; lo que cambia es la capacidad de conciliar el sueño en personas mayores. Se ha descubierto que son las diversas enfermedades y la medicación las responsables de los trastornos del sueño entre los ancianos de hoy en día.



trastorno del sueño en personas mayores
trastorno del sueño en personas mayores

¿Cómo afecta el sueño en el envejecimiento?


Otros factores que afectan al reloj corporal son la falta de ejercicio físico en personas mayores, la falta de estimulación mental y el exceso de tiempo en la cama, lo que puede afectar en la calidad de vida de las personas mayores.


Los tipos de trastornos del sueño son el insomnio o privación del sueño y la narcolepsia o exceso de sueño.


¿Qué es el insomnio en personas mayores?


El insomnio o privación del sueño afecta a casi la mitad de los adultos de 60 años o más. En algunos pacientes, el insomnio puede estar causado por una enfermedad subyacente o por un efecto secundario de la medicación, lo que se denomina insomnio secundario. En ausencia de un factor causal, se denomina insomnio primario. Las mujeres tienden a quejarse más de insomnio que los hombres; puede deberse al periodo posmenopáusico.


¿Qué es la narcolepsia?


La narcolepsia es un trastorno neurológico que provoca una somnolencia extrema y puede hacer que la persona se duerma de forma repentina y sin previo aviso. No se conocen las causas específicas de la narcolepsia, pero las personas que la padecen carecen de hipocretina, una sustancia química del cerebro que regula el sueño y la vigilia. Los "ataques de sueño" que experimentan las personas con narcolepsia se producen incluso después de haber dormido lo suficiente por la noche, y dificultan la vida normal de las personas.





Causas de las alteraciones del sueño


Dolor crónico:

Con la edad llegan los diversos dolores en la espalda o las piernas. Para algunos, este dolor puede impedirles conseguir un sueño reparador. Con la falta de sueño también aumenta la sensación de dolor al día siguiente, por lo que parece un bucle sin fin.


Apnea del sueño:


La apnea obstructiva del sueño afecta a casi el 40% de los adultos, y es más común entre los adultos mayores. En esta afección, las vías respiratorias superiores se estrechan demasiado debido a la relajación de los músculos de la tráquea. Las personas con apnea del sueño dejan de respirar repetidamente durante el sueño, a menudo durante un minuto o más.


Síndrome de las extremidades inquietas:


Esta enfermedad provoca sensaciones incómodas en las piernas, como hormigueos o pinchazos. Los movimientos periódicos de las extremidades hacen que las personas se sacudan y pateen las piernas cada 20 o 40 segundos durante el sueño.

El síndrome de las extremidades inquietas puede causar insomnio crónico y uno de los factores que contribuyen a la fatiga diurna que sienten. Algunas soluciones son tomar suplementos de ácido fólico y hierro, salir a caminar antes de dormir y técnicas de relajación como la meditación.


Problemas urinarios:


Es habitual que los ancianos se despierten muchas veces por la noche para orinar. Debido a la edad, el cuerpo reduce la producción de la hormona antidiurética que ralentiza la producción de orina por lo que tienden a tener la vejiga llena por la noche. Además, con la edad, el tamaño de la vejiga disminuye, por lo que las idas al baño son frecuentes.Las soluciones son reducir los líquidos antes de dormir.

Depresión, estrés y otras preocupaciones: La mayoría de las personas mayores tienen el hábito de preocuparse y esto tiene un impacto negativo en el patrón de sueño. A medida que envejecemos, nuestra vulnerabilidad a la hormona del estrés, el cortisol, aumenta. Por lo tanto, la prevalencia del insomnio puede ser el resultado de la sensibilidad a estas hormonas del estrés.


En definitiva, el trastorno del sueño en personas mayores es muy frecuente y la mejor manera de combatirlo es mejorando su calidad de sueño. Te recomendamos que leas el artículo de cómo mejorar la autoestima en personas mayores.

En las residencias de ancianos de Santa Rita trabajamos para que nuestros residentes se sientan felices, activos y puedan dormir plácidamente. Para más información, ponte en contacto con nosotros. ¡Hasta el próximo artículo!



9 vistas

Entradas Recientes

Ver todo