A qué jugaban nuestros abuelos cuando eran niños

En el artículo de esta semana vamos a hablar sobre a qué jugaban nuestros abuelos cuando eran niños. Seguramente muchas veces te has preguntado a qué jugaban, si se divertían más o menos que los niños de hoy en día, en qué lugares jugaban, cómo se entretenían, etc. Después de hablar con algunos de nuestros residentes de la Residencia Santa Rita de Sabadell, hemos llegado a diferentes conclusiones

Los juguetes infantiles han cambiado muchísimo en las últimas décadas. En aquellos tiempos solía haber más pobreza, la tecnología no tenía nada que ver y apenas existía el consumismo como hoy en día lo conocemos. A menudo los juguetes eran hechos por ellos mismos, eran capaces de convertir una escoba en un caballo o una caja en un veloz coche de carreras, entre otros.

Durante esa época se jugaba muchísimo en la calle, pero también dentro de casa y los juegos eran muy variados.

Algunos de estos juegos eran muy entrañables, seguro que los recuerdas o has oído hablar de ellos.

a qué jugaban nuestros abuelos cuando eran niños

A qué jugaban nuestros abuelos cuando eran pequeños

  • Cartas: Lo fundamental es la baraja de cartas española en la mayoría de casos, hay multitud de juegos según la región de España, el guiñote, la brisca, el burro, el cinquillo, el siete y medio, el tute, la escoba… eran algunos de los juegos más populares.
  • El escondite: Uno paga, el resto se esconden. El objetivo es que no te encuentren y salvarte. Existen consignas para salvarse uno mismo o salvar a todo el resto de jugadores al completo, para conseguirlo, hay que ir y decir la consigna en lugar en el que empieza la cuenta atrás la persona que paga (el que busca al resto de jugadores). Si te encuentra el buscador, le tomas el relevo a este y empieza de nuevo el juego.
  • Canicas: Para jugar con canicas se marca un círculo en el suelo y se colocan unas cuantas canicas en el medio. El juego consiste en tratar de golpear a las canicas de dentro del círculo y sacarlas de este, ayudándose de otra canica y lanzándola con el dedo, desde fuera del círculo. El que más canicas consiga sacar, gana. Se puede establecer un sistema de puntos, ya que hay canicas de diferentes colores.
  • El pañuelo: consiste en establecer un campo de juego con una línea central, y dos de salida a los lados, en las cuales se situarán los componentes de cada uno de los 2 equipos. La persona que dirige el juego se sitúa en un extremo de la línea central sosteniendo un pañuelo. A cada uno de los integrantes del equipo se le asigna un número en secreto. La persona que sostiene el pañuelo dice un número en voz alta y salen los jugadores que tienen asignado ese número a intentar llevarse el pañuelo a su equipo. Gana el que consigue llevárselo.
  • Bolos: Hace referencia a un juego que consiste en derribar por parte de cada jugador el mayor número posible de bolos lanzando una bola.
  • La Comba: Este juego va ligado a canciones para poder jugar a saltar: El barquero, Las tijeras, Soy la reina de los mares… Las combinaciones que se van haciendo son: dar a la cuerda de manera más rápida, hacer pausas, entrar a saltar desde afuera, saltar uno o más de uno, ir saliendo…Tiene indudables beneficios psicomotores.
  • Pollito inglés: es otro juego que ha llegado a nuestros tiempos (otros nombres: Escondite Inglés, Chocolate Inglés, Pica la Pared): «1, 2 y 3, pollito inglés» esa es la frase que dice la persona que está dirigiendo el juego. Esta persona se coloca mirando a una pared, tapándose los ojos, de espaldas al resto de jugadores. El objetivo del juego es ser el primero en alcanzar la pared, pero con cuidado de no tener que volver a empezar desde la línea de salida. Esto ocurre cuando quien dirige el juego se gira tras decir la frase y ve a algún jugador moverse. Hay que estar quietos mientras está girado o nos enviará ¡a la línea de salida!
  • Peonza: Manejar la peonza consiste en lanzarla contra el suelo, enrollada en una cuerda (que termina en un nudo o moneda que será el tope que tendremos entre los dedos índice y corazón), haciéndola rodar sobre sí misma sobre la punta metálica del extremo
  • Chapa: se utiliza material reciclado (las chapas de los botellines de refresco o cerveza) que ayuda a la sostenibilidad por otra parte. Así como los bolos, que es otro de los juegos que puedes hacer con materiales reciclados en casa.Bien, pues uno de los juegos de chapas es trazar un camino o circuito, y hacer avanzar las chapas dentro de este sin que se salgan. Gana quien llega antes a meta. Se puede poner la norma de que si se sale del circuito debe volver a empezar. Se puede jugar por equipos o individualmente. Para ir moviendo la chapa, se le va dando impulso al darle toques ayudándose del dedo índice y pulgar. Divertido por partida doble: al trazar el circuito y después al jugar las carreras.
niños jugando a canicas

Estos juegos tradicionales, traen múltiples beneficios, como mejorar el cálculo, el razonamiento, la estrategia, o la concentración, entre otras aptitudes.

Nuestros abuelos y abuelas no tenían teléfonos móviles, ni tablets, ni consolas… La imaginación era su mejor compañera de juego y todos los niños y niñas salían a la calle a jugar. Una niña traía las canicas, un niño la cometa…y así pasaban la tarde. ¿Te ha quedado claro a qué jugaban nuestros abuelos cuando eran niños?

En las residencias de Santa Rita nos gusta hablar con nuestros residentes y nos cuentan sus historias y recuerdos de cuando eran pequeños…..nos preocupamos por la salud y felicidad de las personas mayores. Somos un conjunto formado por ocho residencias en Barcelona. Cada uno de nuestros centros apuesta por el máximo confort y bienestar para el usuario. Si necesitas que te ayudemos, no dudes en contactar con nosotros.

.

cómo tratar con personas mayores insoportables

Cómo tratar a personas mayores difíciles

Uno de los principales problemas que aparecen con la tercera edad, es que las personas desarrollan cambios en el carácter. Aparecen explosiones de sentimientos como

enfermedades cardiovasculares en ancianos

Enfermedades cardiovasculares en ancianos

Con el paso de los años la capacidad de adaptación de nuestro sistema cardiovascular disminuye y esa pérdida afecta tanto a actividades habituales saludables como