Ansiedad y depresión en personas mayores: cómo ayudarles

La ansiedad en personas mayores es algo que no debemos dejar de lado. Llega el invierno y el cambio horario, se hace de noche más temprano, hace frío y salimos menos, por lo que el estado anímico baja. Si a eso le sumamos las consecuencias que acarrea la pandemia del Coronavirus, el miedo a caer enfermos, el incremento de las capacidades funcionales debido a la vejez y la disminución de bienestar o soledad, los ancianos pueden llegar a sufrir de ansiedad y depresión, dos estados que muchas veces van cogidos de la mano.

Desgraciadamente, poco se ha estudiado sobre este fenómeno en personas mayores, aunque existe una clara evidencia de que los síntomas de depresión y ansiedad están vinculados con el deterioro funcional.

anciano que sufre de ansiedad

Ansiedad en personas mayores

¿Qué podemos hacer para ayudar a los ancianos que sufren de ansiedad y depresión?

La ansiedad y la depresión en las personas mayores es causada por muchos factores, incluidas la pérdida de sus capacidades debido a la edad avanzada, que generalmente incluyen cambios en el nivel de vida. También se incluyen cambios en las relaciones, la pérdida de un ser querido, incluso la pérdida de una mascota o una posesión importante. La medicación, por otro lado, también es una causa común de depresión entre las personas mayores. Las personas mayores a menudo toman muchos medicamentos como sedantes, tranquilizantes, medicamentos para la presión arterial alta y antiinflamatorios, todos los cuales pueden causar depresión. Las interacciones medicamentosas a veces pueden ser peligrosas y pueden producir confusión mental y muchos otros problemas físicos.

Si un anciano sufre de signos de depresión o ansiedad, puedes ayudarlos probando estas estrategias:

Darles amor puede hacer milagros y, en el caso de las personas deprimidas, puede darles la seguridad de que se le cuida y ama. Muéstrales tu afecto, abrázalos y ofréceles un masaje en la espalda, los beneficios de los masajes en ancianos son increíbles. Estas pueden ser las formas más simples de demostrar cuánto te preocupas, pero significarán mucho para estas personas.

Comunícate con ellos de una manera respetuosa. La forma en que te expresas y hablas con las personas mayores puede crear una gran diferencia en cómo se sentirán ellos mismos. Mírales cuando te hablen y utiliza oraciones cortas y claras, especialmente si la persona tiene dificultades auditivas.

Respeta sus preferencias y rutinas. Puede que sean mayores y dependan de tu ayuda, pero también tienen rutinas y patrones de por vida que deben seguir para tener un sentido de continuidad y que deben ser respetadas.

En nuestro deseo de ayudarlos y hacerles la vida más fácil, tendemos a tomar el control de sus vidas y tener el control total sobre ellos. Ten en cuenta que sobreprotegerlos solo los conducirá a la depresión. A nadie le gusta que le quiten el control y su rutina. Por lo tanto, anímalos a que decidan por sí mismos y respeta siempre su privacidad.

Por último, aunque no menos importante, déjalos seguir participando en las actividades de la vida para que tengan un envejecimiento saludable. Ser mayor no significa permanecer inactivo y pegado al televisor. Ayúdalos a participar en actividades significativas que despertarán su interés y entusiasmo para que se sientan activos y útiles para la sociedad. Te recomendamos que leas el post sobre cosas hacer con nuestros padres mayores.

En las Residencias Santa Rita se realizan actividades diarias para que los residentes se sientan activos, entretenidos y con alta autoestima. Si deseas saber más sobre nuestras residencias de ancianos no dudes en ponerte en contacto con nosotros.